Tradición taurina en el Mar de Ontígola

Corridas de toros en el Mar de Ontígola

Aunque la tradición taurina en Aranjuez comienza con Felipe II, este artículo hablará sobre la tradición taurina en el Mar de Ontígola.

Recuerden que el próximo 20 de mayo abriremos las puertas de la Plaza de Toros de Aranjuez para realizar una visita guiada teatralizada exclusiva, reserven aquí su entrada y gracias por contar con VisitAranjuez.

En resumen el Mar de Ontigola es un embalse de agua que data de los tiempos de Felipe II para riego y dar presión a las fuentes de los jardines de Aranjuez, su nombre describe las dimensiones del embalse y su cercanía con el pueblo de Ontígola.

Naumaquias, corridas y la primera plaza del Mar de Ontígola

Fragmento de lmágen de la BNE: VISTA DE ANTIGOLA, CON EL ESTANQUE COMO ES CONOCIDA F. Brambilla lo pintó ; J de Madrazo lo dirigió ; Asselineau lo litogº

Cándido López y Malta retoma la descripción que de Aranjuez hiciera en 1804 don Juan Álvarez de Quindós, quien nos informa:

[En el citado lugar de Ontígola se formó en 1625] una isleta en el centro y construido en ella un pabellón o cenador rodeado de barandillas con su embarcadero. Bellas góndolas y chalupas surcaban sus aguas ocupadas sucesivamente por Felipe IV y Carlos II que en ellas paseaban y hacían sus pesquerías. La reina regente Doña Mariana de Austria, esposa y madre de los anteriores, se embarcaba el año de 1668 en una lujosa góndola, cuya cámara de popa tenía columnas y adornos de plata.

La singularísima fiesta de los despeñaderos era otro recreo que también entretenía a estos Reyes, que la disfrutaban desde el indicado cenador. Para celebrarla se habían construido en la cumbre de los cerros del mediodía unas jaulas o toriles donde se encerraban las fieras y otros inocentes animales que se pensaba sacrificar. Desde estas jaulas partía un dilatado puente estrecho y con barandillas que, cruzando el camino de Ontígola, formaba un despeñadero espantoso terminando en el centro del mar. Cuando se le abría la puerta de la jaula, no tenía la fiera otra huida que esta rapidísima bajada, doblemente resbaladiza por estar el suelo impregnado de sustancias grasientas que hacían más violenta la carrera. Al llegar al agua la víctima que se inmolaba, aún trataba de salvarse sobrenadando aturdida; si era un toro se acercaban a él algunos aficionados que le capeaban desde los barcos, con el fin de acercarle al cenador, donde le esperaba el Rey para concluirle de un arcabuzazo. (…)

 

Cándido López y Malta, “Historia descriptiva del Real Sitio de Aranjuez” 1868

Las corridas taurinas en la plaza del Mar de Ontígola se realizaron anualmente desde 1625 con Felipe IV hasta el año de 1700 con Felepe V. Así queda reflejado por el maestro “Chele”, José Ortiz Rocamora, en su libro “Historia taurina del Real Sitio de Aranjuez desde sus orígenes al 1808”.

Un manuscrito del siglo XVII de la Biblioteca de la Escuela de Caminos sobre el vaciado de un monte en el Mar de Ontígola (Aranjuez) con Carlos II.

De la época de Carlos II os dejamos un enlace de un vaciado del monte para la instalación de la plaza junto al Mar de Ontígola con sumo detalle para la época con planos y justificaciones de los trazados geométricos que gracias a la Escuela de Caminos podemos contemplar: 

http://www.singularis.es/?p=2540

Queda constancia que Carlos II hizo:

“Una plaza de toros con toriles a la parte del Mediodía y un aposento y balcón para los reyes. Aquel año se corrieron dos fiestas de toros y una de camellos, sirviendo los cerros inmediatos de miradores o tendidos al mucho pueblo que acudía a ver estas fiestas”

Álvarez de Quindós 387-388 “Descripción histórica del Real Sitio de Aranjuez” 1804.

 

FELIPE V CELEBRA SU VICTORIA CONTRA EL IMPERIO AUSTRIACO EN EL MAR DE ONTIGOLA

De 1704 a 1725 se prohibieron las corridas en Madrid y sus proximidades excepto para fines benéficos. Sin embargo en el trabajo realizado por José Ortiz Rocamora en su libro Historia taurina del Real Sitio Aranjuez nos relata como

“En el Mar de Ontígola se han estado lidiando toros hasta 1706 para Felipe V”.

En el 1725 el propio Felipe V derogaría su ley antitaurina pues sólo le sirvió para recibir críticas tanto de nobles como de plebeyos.

Como dijo Quindós:

“Felipe V fue el más entusiasta por aquella fiesta pues hubo, el 23 de marzo de 1725 en que mató de este modo doce toros, tres jabalíes y un camello en el Mar de Ontígola, siguiendo la tradición festiva Austria. Hay que añadir que ya sin prohibición y que cuando se quiso volver a celebrar fiestas hubo que rehacer la plaza del Mar de Ontígola puesto que las maderas de aquella estaban podridas tras treinta años de desuso, tanto los despeñaderos como la plaza.”

Esta fiesta del 23 de Marzo de 1725 se haría para celebrar laPaz de Viena, tratado firmado el 30 de Marzo de 1725” donde el contendiente austriaco renunciaba definitivamente a los territorios de la Monarquía Hispánica y Felipe V renunciaba definitivamente a los territorios de Italia y Paises Bajos a favor del Rey de Austria Carlos IV.

Esperamos que les haya interesado, si tienen cualquier duda pueden contactar con nosotros a través de info@visitaranjuez.com o a través del teléfono 699649510.

Recuerden que el próximo 20 de mayo abriremos las puertas de la Plaza de Toros de Aranjuez para realizar una visita guiada teatralizada exclusiva, reserven aquí su entrada y gracias por contar con VisitAranjuez.

 

Tradición taurina en el Mar de Ontígola
5 (100%) 1 vote

Los comentarios están cerrados.