El hospital de San Carlos y el cólera

1El Hospital de San Carlos y el Cólera

El Real Sitio y Villa de Aranjuez tiene un centro monumental único e inigualable, en donde cada edificio narra su propia historia, ya sea por medio de fuentes documentales o por las propias piedras y ladrillos que nos pueden dan información.

Hoy nos vamos a detener en un edificio de regia creación, de gran empaque, y que actualmente encontramos en estado ruinoso para la desgracia de todos los arancetanos: el Hospital San Carlos.

Parece mentira que un edificio cuya función era tan necesaria debido a las duras condiciones de vida y la constante falta de higiene de la época, no estuviese presente en la Villa hasta la segunda mitad del siglo XVIII, pues con anterioridad a 1750, los escasos pobladores de la Villa y los visitantes de las Jornadas Reales se debían desplazar hasta el Hospital de la Caridad o de San Juan de Dios en Ocaña para recibir asistencia médica.

2Fernando VI mandó realizar a Santiago Bonavía un hospital de pequeñas dimensiones para cubrir las necesidades básicas, como bien dice Álvarez de Quindosenfermos pobres e intrasportables”, llegando a ser finalizado en 1753 componiéndose solo de dos salas y doce camas exclusivamente en funcionamiento en el momento de las Jornadas de manera que faltaba en las estaciones más crudas, en Otoño e Invierno.

Por ello, en 1770 el médico titular de Aranjuez Don Juan Bautista Cutanda, solicita a Carlos III la construcción de un hospital permanente, quién, unos años más tarde, encargó este proyecto al arquitecto madrileño, Manuel Serrano, siendo consagrado a San Carlos Borromeo y cuya ubicación sería en un lugar alto y despejado, frente al Real Convento de San Pascual, pero alejado de la población para evitar los contagios.

ARQUITECTURA Y USOS:

Es un edificio de corte neoclásico construido con ladrillo visto y mampostería, en donde un gran arco serliano nos da acceso a una planta de corte ortogonal, con un amplio patio interior que distribuye las estancias: la gran sala de cirugía, habitaciones para los Guardias de Corps y pacientes importantes, sala de mujeres, habitaciones para los dependientes, oficinas propias, capilla pública,… es decir toda la infraestructura necesaria para que los enfermos fuesen atendidos dignamente y el propio personal sanitario pudiese trabajar en buenas condiciones.

3Con la llegada del siglo XIX, los problemas económicos del Estado afectaron también al edificio, ordenándose el cierre en 1840, como bien se sabe gracias a los inventarios que se realizaron por esta causa y que nos detallan todo el mobiliario y enseres que formaban parte del hospital.

Aunque en 1864 la reina Isabel II realiza una renovación y ordena su reapertura al servicio de las Hermanas de la Caridad, el hospital está ya tocado por la desgracia y pasará a tener diversas funciones, como es un granero, un hospital militar y prisión durante la Guerra Civil, asilo de ancianos a cargo de las Hermanas de San Vicente de Paul en la década de los 60 del pasado siglo.

EL CÓLERA EN ARANJUEZ

El doctor Cisneros, que intervino en la lucha contra la epidemia, dice que el primer caso se produjo el 16 de junio, y correspondió a un hombre de sesenta años que se dedicaba a las faenas del campo en la zona denominada Las Infantas.

“Este hombre procedía, según nos aseguraron, de la huerta de Murcia, de donde había salido algunos días antes huyendo del cólera, que a la sazón hacía grandes estragos en aquel punto¨.

El primer caso se produjo en el Hospital Patrimonial de San Carlos el 17 de junio de 1885. Se llamaba José Antonio González Nuñez, era un jornalero de sesenta años, natural de Fuensanta (Albacete). (…).

LA VISITA INESPERADA DE ALFONSO XII

Alfonso XII, cuando alcanzó la epidemia su álgida situación, desafiando la opinión de quienes estaban en contra, el día 2 de julio de 1885, se presentó de improviso en el Real Sitio. Ya en Aranjuez, el Monarca se dirigió desde la estación al Hospital Civil, enclavado en la Casa de Marinos. Después se desplazó al Hospital Militar en la Plaza de Toros, donde visitó a los coléricos, enterándose de las condiciones que ofrecía este edificio, y exteriorizando frases de consuelo y cariño. Aunque los soldados estaban en condiciones críticas, estos, apenas supieron de la presencia del Rey, se levantaron como si una fuerza superior les animara. El pueblo de Aranjuez, al tener noticia de la presencia del Monarca salió a su encuentro a las calles, reanimándose el espíritu público. Después de almorzar, D. Alfonso se dirigió al Cuartel de Infantería y visitó casas de particulares, también dispuso que en el Palacio Real se alojaran los soldados, ya que había necesidad de sacar de los cuarteles para evitar las aglomeraciones de enfermos. Visitó, asimismo, el Convento de San Pascual; casi todas las monjas habían caído enfermas y fallecido varias de ellas desde que empezara la epidemia.

Después de intensas gestiones sobre la ubicación de un Hospital en Aranjuez para coléricos, solicitar a la Real Casa el emplear la Casa de Marinos como hospital circunstancial. Asimismo, ante la previsión de que la epidemia incrementase, se acordaba también “para la habilitación circunstancial de este Hospital, la compra con cargo al erario público de las tablas necesarias para la creación de camas hospitalarias”. Dicha casa para hospital se le concedió. A partir de estos primeros fallecimientos, la muerte fue desgraciadamente la nota predominante en calles, casas y hospitales (Casa de Marinos, Hospital de San Carlos y Plaza de Toros). Según el Doctor Cisneros, de las 1.671 personas atacadas por la enfermedad, habían fallecido 843, en una población de 7.532 habitantes según el último censo oficial.

MONUMENTO REGALO DEL PUEBLO

El monumento se inauguró el día 31 de mayo de 1897, con la presencia de la familia Real (S.M. la Reina Regente Mª. Cristina – vistiendo de negro por el infortunio de la desaparición de su esposo–, S.M. el Rey D. Alfonso XIII infante e hijo póstumo de ambos –con posterioridad Rey de España–) Gobierno de la Nación, representación de las más altas instituciones del Estado, personajes de la nobleza y aristocracia, políticos de las Cámaras legislativas, etcétera. Se calcula que se reunieron en Aranjuez alrededor de veinte mil personas.

La prensa siguió ampliamente esta actividad relacionada con el monumento del Monarca. Los invitados, a su llegada al Real Sitio, fueron trasladados en 20 coches hasta el Consistorio, donde el monumento esperaba en la plaza de la Constitución, tapado con una tela que llevaba los colores nacionales. Al

llegar a la Casa Consistorial, descendieron,Ya sobre la una de la tarde, la comitiva regia y personalidades se trasladarían al Palacio Real de Aranjuez, donde disfrutarían de un almuerzo. Por la tarde, la Reina fue al Soto de Legamarejo para visitar la Real Yeguada, y concluyó dejando una suma de dinero para el socorro de los pobres de la localidad.

La escultura es obra de Eugenio Duque Duque, artista en aquella época muy estimado profesionalmente, el monumento mide un total de siete metros; cuatro y medio corresponden al pedestal y dos y medio a la estatua. La parte arquitectónica del primero pertenece al estilo grecorromano, su peso es de una tonelada aproximadamente.

UN NUEVO PROYECTO: RECUPERACIÓN DEL HOSPITAL COMO SEDE UNIVERSITARIA DE LA URJC.

Volviendo al hospital de San Carlos, hacia 1970, el Ayuntamiento de Aranjuez se hizo cargo del edificio donde se localizarían algunas de sus concejalías, aunque aún era propiedad de Patrimonio Nacional. Y que se deshace de este gran edificio en 1987 siendo cedido al Estado, que a su vez transfiere la propiedad al Ayuntamiento tres años después, en 1990.

Desde ese mismo momento, se ha intentado rehabilitar el edificio con numerosos proyectos, desde un Parador, un hotel de lujo, un centro de artes plásticas,… Pero en el año 2010 se iniciaron los trámites para incluir el edificio como BIC (Bien de Interés Cultural), por lo que todos los proyectos de rehabilitación quedaron paralizados.

En el 2017 se adjudicaron y comenzaron las obras de rehabilitación y la URJC ha tenído en cuenta el marco histórico del edificio. 

Autores:

Irene Palancar.

Gloria Gonjal.

Anales del instituto de estudios históricos del sur de Madrid ¨Jimenez Gregorio¨. Doc. completo del cronista José Luis Lindo Martínez:
III Tomo. Anales del Instituto. Monument
Documento Adobe Acrobat [594.8 KB]
Descarga

Fuentes:

– AZNAR, S., “La recuperación del Hospital San Carlos”, Instituto Nacional de Administración Pública, Madrid, 1991.

Proyecto de centro de artes plásticas por GAQ

– VV.AA., “Arquitectura y desarrollo urbano. Comunidad de Madrid Zona Sur”, Tomo IX, COAM, 2004.

– ÁLVAREZ DE QUINDOS, J.A., “Descripción Histórica del real Bosque y Casa de Aranjuez”, Doce Calles, 1993.

Imágenes: Fotógrafos del olvido: Decay Art and Urbex.

El hospital de San Carlos y el cólera
3 (60%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.